♥.♥ Gary

Stillbirth :: Génesis :: 

Ir abajo

♥.♥ Gary

Mensaje  g@lletit@ el Jue Sep 12, 2013 2:36 pm

Gary McKinney

Nombre completo: Gary McKinney
Edad: 74
Raza: Humano
Lugar de Nacimiento: Vinci, Italia.
Ocupación: Escritor frustrado, profesor universitario. / Periodista freelance que colabora en una revista escribiendo una columna de opinión.

Historia: En realidad los McKinney son de Killarney, un pueblecito irlandés que se encuentra en el condado de Kerry, pero Gary pasó largas etapas de su vida viviendo en Vinci, en el corazón de la Toscana. El padre de Gary era un pintor irlandés que había ido a encontrar su musa en la zona de la Toscana y dio de bruces con Marcella, una bailarina natal de la mismísima Vinci que pasaba unos días de fiesta en su casa, después de una dura temporada de baile en los teatros europeos. Marcella Fucci era la hija de unos campesinos adinerados que tenían varias tierras y haciendas, pero sobretodo eran famosos en la zona por ser grandes vinicultores. Eric quedó enamorado de Marcella nada más verla, lo típico que pasa cuando una italiana alta y esbelta de piernas quilométricas se ríe de tus chistes y de las caras que pones cuando explicas que eres un pintor y te ofreces a hacerle un retrato más bien horrible, pero con un toque caricaturesco que a ella le gusta. De todos modos, esa vez tampoco les dio mucho tiempo para conocerse, pues a los 4 meses Marcella tenía que viajar a Berlín e iba a estar un mes fuera... Eric prometió que la esperaría y esperó.

Marcella siempre había pensado que los hombres son gente de poca palabra y que un 40% de todo lo que dicen o es mentira o está claramente edulcorado para que parezca muchísimo más, así que cuando volvió pasadas las semanas lo último que esperaba era encontrarse a Eric por el pueblo, pues ya le hacía perdido por Pompeya o secuestrado por la mafia calabresa. Y esta vez si pudieron estrechar más sus lazos y para cuando se les deshizo el nudo (????) ahí estaba Gary de por medio.

Aunque se quedaron a vivir en la Toscana, Marcella pasaba largas temporadas fuera de la casa y Gary se quedaba en la hacienda, con su padre, trabajando la tierra o observando cómo su padre pintaba los lienzos. De hecho, Eric tiene una larguísima colección de pinturas en las que aparece un niño toqueteando girasoles, haciendo equilibrios sobre un pozo o tumbado entre el trigo... y sí, como habrás adivinado ese "niño" es Gary. Y durante un tiempo vivieron como bohemios, bohemios ricos a los que no les faltó nunca de nada, pero daba la sensación de que fueran un poco pobrachos. Pasados los años, emigraron a Killarney, donde el padre de Gary tenía una casa, más o menos decentilla. Marcella se pasó semanas para darle ese toque rústico e invirtió muchísimo (y tiempo) para decorarla por dentro. Así pues, podríamos decir que Marcella se trajo a la Toscana con ella a Irlanda.

En la escuela, Gary solía ser un poco el niño rarito de su clase. El clásico que es más o menos listo pero que se pasa el día en Bavia construyendo castillos de aire e inventándose mil historias. Tenía un profesor de matemáticas particular, impuesto por sus padres, porque todo lo de los números siempre se le ha dado fatal; pero en cambio era una eminencia en cuanto a letras, porque siempre sabía por dónde empezar los textos. De todos modos, eso tampoco es como que le salvara el pellejo. Cuando se enamoraba, Gary escribía poesías a las chicas (o chicos, durante unos años fue como que no lo tenía muy claro) a las que pretendía y ellas (y ellos) solían no hacerle mucho caso. En el Instituto consiguió camelar a algunas, pero hasta la Universidad no empezaron los sentimientos profundos y los desengaños.

Al terminar la carrera y licenciarse, se mudó a Dublín y empezó a trabajar en plan freelance para una revista, donde a parte de encargarse de algunas secciones de poca importancia, tenía una columna de opinión para poner al mundo de vuelta y media. Pasados los meses, empezó a tener una relación con uno de los propietarios de la revista (algo mayor que él) y su trabajo en la revista fue observado minuciosamente, pues cuando se hizo público el romance muchos dijeron que el trabajo en la revista lo había conseguido con métodos poco ortodoxos. Gary, al ver su integridad profesional cuestionada, dejó la revista y buscó otro empleo, mientras lo suyo con Cole seguía viento en popa.

Cole era natal de Kilkenny, de modo que todos los veranos venían a la lujosa casa que los Johnson tenían en la isla, para aislarse de las malas lenguas de Dublín, casa que Cole les había comprado a sus propios padres para aprovecharla él y hacérsela suya. Aunque su relación era conocida por todos, en Dublín la carga a soportar era bastante diferente. Pero un día, volviendo a casa, Cole tuvo un accidente de coche que terminó con su vida al instante y Gary quedó destrozado. La familia de Cole nunca había aprobado su relación, pero Cole lo había dejado claro en el testamento: la casa de Kilkenny será para Gary. Gary estuvo a punto de regalársela a los Johnson, a fin de cuentas era más suya que de él, pero después recordó que era un regalo de Cole y que los Johnson ya se quedarían con todo lo demás... y la casa siempre podía venderse.

Para superar la muerte de Cole, viajó por el mundo en plan mochilero y no se privó de nada... aunque tanto va el cántaro a la fuente (???) que terminó contagiándose de hepatitis C por hacerse un tatuaje precisamente dedicado a Cole y tuvo que frenar su ritmo. Volvió a Killarney en busca de una vida, sin embargo concordó con la guerra debido al virus Vestige y todo se tornó sombrío y melancólico con los llamados Stillbirths, Demos y demás. Pasados los meses de caos empezaron a salirle conferencias en la Universidad, hasta que al final terminaron por contratarle como profesor, aunque no tuviera la cátedra... no todo el mundo estaba dispuesto a anclarse a la Universidad de Killarney, que no tendría más de 1.000 alumnos, pero necesitaba el dinero, pues todos sus ahorros se le habían ido e incluso la casa que le había heredado Cole fue destruída por incesantes bombardeos. El sueldo como profesor tampoco le daba para tanto, así que buscó algún hueco en las revistas irlandesas donde había trabajado en sus inicios y consiguió una columna de opinión, donde dice la suya (???) una vez a la semana.

Personalidad: A pesar de lo que parece, Gary es un tío sensible que se ha forjado una fachada como de "persona en ruinas" que parece que no levante cabeza del todo y que esté en su mundo. Lo que pasa es que Gary es esa clase de personas que se meten en mil follones distintos y luego les cuesta ir cerrando todos los "temas" que tienen abiertos. Desorganizado y caótico, siempre vive algo preocupado por si "esta vez" sabrá o no salir del entuerto en el que anda metido. De todos modos, a nivel profesional es simplemente que no está siendo su mejor momento: ni vende libros (ya ni siquiera se los cogen en las Editoriales) ni consigue hacer artículos con enganche. Gary es un tío activo que derrocha vitalidad y antes todo siempre acostumbra a mostrarse sincero y leal, una persona de las que va de frente. Tiene un toque romántico y bohemio que de vez en cuando saca a relucir, porque realmente hay veces que parezca que no pertenece realmente a este siglo.

Habilidades:

Debilidades:

Relaciones: Abierto

Intérprete: Ian McKellen
Dueño: g@lletit@
avatar
g@lletit@
Admin

Mensajes : 200
Fecha de inscripción : 14/08/2010
Edad : 24
Localización : Océano

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

Stillbirth :: Génesis :: 

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.